ga('require', 'GTM-TLF7PPC');

Inseminación Artificial (IAC)

La inseminación Artificial es un tratamiento sencillo que consiste en la deposición del esperma de forma asistida en el útero de la mujer. En este procedimiento se programa la ovulación para hacer coincidir temporalmente el óvulo con el esperma capacitado y preparado para fecundarlo. En la mujer no debe de existir ninguna barrera que impida la comunicación del ovario con la cavidad uterina, siendo necesario que al menos una de las trompas sea permeable. Para llevar a cabo este proceso es necesario que el hombre presente unas características seminales normales o al menos alteraciones leve, requiriéndose de un recuento de espermatozoides móviles (REM) por encima de los 4 millones de espermatozoides móviles por mililitro.

¿En qué consiste el procedimiento?


La inseminación artificial se realiza en 3 sencillos pasos:

1.    Estimulación ovárica suave: a la mujer se le realiza una leve estimulación ovárica que permita controlar el crecimiento de al menos uno o dos óvulos. En ocasiones se puede realizar sobre ciclo natural cuando el desarrollo folicular es adecuado. Una estimulación ovárica controlada permite aumentar el desarrollo folicular y por lo tanto las posibilidades de tener más de un óvulo disponible.

2.    Capacitación espermática: es el procedimiento de laboratorio en el que se lava el semen y se recuperan los espermatozoides con mayor movilidad, que a su vez son aquellos que presentarán mayor capacidad fecundante.

 



3.    Inseminación en consulta:
el esperma capacitado será cargará en una cánula especial que se utilizará como vehículo de transporte hasta el interior del útero. El procedimiento es indoloro y se realizará en consulta.

¿Cuándo está indicada la inseminación?


La inseminación artificial está indicada en todas aquellas parejas en las que tras el estudio inicial de las características seminales del varón y la valoración ginecológica de la mujer no se pueda decidir plenamente sobre el facto causante de la esterilidad. La inseminación artificial suele ser la técnica de elección  inicial cuando el varón presenta alteraciones leves del esperma o tenga dificultades para poder depositar el esperma mediante el coito, bien por algún tipo de alteración genital o psicológica.

La IAC  por lo tanto está indicada en los siguientes casos:

Causas Masculinas:


·     Alteraciones leves del esperma con REM superior a 4 millones de espermatozoides móviles
·    Cuando no puede depositarse el esperma durante el eyaculado por cualquier tipo de alteración anatómica-funcional o psicológica.
·     Cuando se ha criopreservado el esperma y no se puede disponer de muestra en fresco.

Causas Femeninas:


·    Alteración funcional, orgánica o psicológica que impida el coito.
·    Endometriosis con grado leve

Otras:


·    Esterilidad de origen desconocido
·    Causa inmunológica